Analisis de Aflatoxinas

classilab enero 14, 2018 No hay comentarios

Analisis de Aflatoxinas

ANALISIS DE AFLATOXINAS




Las Aflatoxinas son micotoxinas producidas principalmente por tres especies de Aspergillus: Aspergillus flavus, Aspergillus parasiticus y Aspergillus nomius.

El Aspergillus parasiticus afecta principalmente a los cultivos de cacahuetes y el Aspergillus nomius predomina en el trigo y el algodón.

Las Aflatoxinas necesitan un clima c√°lido y h√ļmedo para que se produzcan. Por tanto, este problema concierne, principalmente, a los pa√≠ses tropicales y sub-tropicales. No obstante, para los pa√≠ses que no est√©n en estas zonas, la seguridad sanitaria de los consumidores est√° ligada a la importaci√≥n de productos que provengan de esos pa√≠ses.

Se conocen una veintena de Aflatoxinas, pero las cuatro principales son las Aflatoxinas B1, B2, G1 y G2.

La Aflatoxina B1 produce un metabolito, la Aflatoxina M1 (derivado hidroxilado de la Aflatoxina B1), excretada en la leche cuando las vacas lecheras son alimentadas con pienso contaminado con Aflatoxina B1.




TOXICIDAD DE LAS AFLATOXINAS

La Aflatoxina B1 es la más tóxica, seguida por orden decreciente de toxicidad por la M1, G1, B2 y la G2.

Las Aflatoxinas son:

  • Carcin√≥genas
  • Hepatot√≥xicas
  • Inmunot√≥xicas
  • Teratog√©nicas

La Aflatoxina B1 y la mezcla de Aflatoxinas son cancerígenos reconocidos para el hombre y la Aflatoxina M1 es reconocida como cancerígena en los animales aunque las pruebas son todavía insuficientes para el hombre.

Los contenidos m√°ximo admitidos var√≠an seg√ļn la Aflatoxina y el alimento considerado. La Comisi√≥n Europea limit√≥ el contenido m√°ximo en Aflatoxinas totales (B1+B2+G1+G2) en¬†4 őľg/kg. Para la Aflatoxina¬†B1 s√≥lo¬†2 őľg/kg en las nueces, frutos secos y cereales. La Aflatoxina¬†M1 en la leche,¬†0,05 őľg/kg. Para los productos sometidos a transformaci√≥n industrial, el l√≠mite legal establecido corresponde a¬†8 őľg/kg para la Aflatoxina¬†B1 y¬†15 őľg/kg para las Aflatoxinas totales.

En EEUU, los límites máximos admitidos son 5 veces superiores a los establecidos en Europa.

El metabolismo de la Aflatoxina B1 libera la Aflatoxina M1 en la leche de los mamíferos. Su potente poder cancerígeno y su presencia en la alimentación para bebés han contribuido a instaurar límites muy estrictos (50 ng. L-1).

ALIMENTOS DE RIESGO: PRESENCIA DE AFLATOXINAS

  • Alimentos de alto riesgo de contaminaci√≥n: ma√≠z, cacahuetes, nuez de Brasil, pistachos, copra (pulpa seca del coco) y semillas de algod√≥n.
  • Alimentos de riesgo: higo, nuez de pacana, almendras, nueces y especias.
  • Alimentos de bajo riesgo: soja, frijoles, sorgo, trigo, cebada, mijo, leguminosas, mandioca, arroz y avena.




TECNICAS PARA EL ANALISIS DE AFLATOXINAS

Las técnicas más usadas en laboratorios para la detección y cuantificación de las Aflatoxinas son:

  • ELISA
  • HPLC
  • LC-MS/MS



¬ŅQue hacen las aflatoxinas y de donde provienen?

Las cepas de aflatoxina m√°s comunes en los alimentos son B1, B2, G1 y G2. Despu√©s de que los humanos u otros mam√≠feros consumen aflatoxinas, los procesos metab√≥licos se convierten en metabolitos M1 y M2 que tienen un “alto potencial cancer√≠geno”.

La Agencia Internacional para la Investigaci√≥n del C√°ncer ha clasificado la aflatoxina B1 como un “carcin√≥geno del grupo I” capaz de aumentar el riesgo de c√°ncer. La aflatoxina parece afectar las formas en que las c√©lulas se reproducen y tambi√©n afecta al h√≠gado, afectando la forma en que otras sustancias son metabolizadas y eliminadas, y posiblemente aumentando las reacciones al√©rgicas a los alimentos.

Hay muchos tipos diferentes de moho y hongos que pueden crecer en los alimentos, incluyendo varias especies de micotoxinas, pero la aflatoxina ha llamado más la atención que la mayoría de las demás porque los estudios han encontrado evidencia clara de su potencial para causar efectos cancerígenos.

En estudios en animales, los altos niveles de consumo de aflatoxinas han demostrado ser venenosos, y en estudios en humanos el consumo de aflatoxinas se correlaciona con un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades y síntomas peligrosos.

En los √ļltimos 100 a√Īos, tambi√©n ha habido varios casos en que grandes poblaciones de ganado (ganado, patos, pollos, etc.) han muerto debido a la contaminaci√≥n de su suministro de alimentos, especialmente harina de man√≠ o semillas de algod√≥n, que a veces pueden convertirse en el hogar de una docena de cepas diferentes de aflatoxina.

Desafortunadamente, la aflatoxina se abre camino en algunos alimentos populares “saludables” que en realidad no lo son. El nivel de contaminaci√≥n por aflatoxinas en un alimento determinado variar√° seg√ļn la ubicaci√≥n geogr√°fica, junto con la forma en que se cultivaron los alimentos.

Adem√°s, una vez que los cultivos son cosechados, importa c√≥mo se manejan, procesan y almacenan, ya que todos estos factores pueden afectar si la aflatoxina es capaz de sobrevivir y prosperar o no. Algunas investigaciones muestran que los cultivos que se cultivan en lugares h√ļmedos como Brasil y China tienen m√°s probabilidades de contener aflatoxinas.



Sintomas y riesgos para la salud de las Aflatoxinas

Las personas que viven en países del Tercer Mundo son más propensas a ser impactadas por los efectos negativos de la intoxicación por aflatoxinas, pero esto no significa que las naciones desarrolladas sean totalmente seguras.

El consumo de “cultivos b√°sicos” que pueden contener aflatoxinas, como el ma√≠z y el man√≠, se utiliza en todo el mundo, e incluso una peque√Īa cantidad de aflatoxinas en el suministro de alimentos puede terminar propag√°ndose y causando problemas.

El grado en que una persona se vea afectada por la aflatoxina dependerá de factores como su estado de salud actual, el nivel y la duración de la exposición, la fortaleza de su sistema inmunológico y digestivo, y la calidad general de su dieta.

Hay dos maneras de que la contaminaci√≥n por aflatoxinas ocurra normalmente: o bien alguien consume grandes cantidades a la vez y experimenta un “envenenamiento”, o bien con el tiempo adquiere lentamente aflatoxinas en cantidades m√°s peque√Īas.

Seg√ļn la FDA, el envenenamiento es relativamente raro pero m√°s peligroso y puede causar problemas como c√°ncer de h√≠gado, trastornos mentales, reacciones digestivas, coma, hemorragias y malabsorci√≥n.

A largo plazo, algunos de los síntomas que la exposición a las aflatoxinas puede causar incluyen:

  • Alergias alimentarias
  • Reacciones a enfermedades autoinmunes
  • Inflamaci√≥n que afecta al coraz√≥n
  • Da√Īo a los √≥rganos digestivos, incluyendo el h√≠gado y los ri√Īones.
  • Posiblemente un riesgo m√°s alto de c√°ncer de h√≠gado, hepatitis viral (VHB) o infestaci√≥n por par√°sitos
  • Deterioro del crecimiento y del desarrollo
  • La mayor amenaza son los s√≠ntomas observados en pacientes con enfermedades hep√°ticas: v√≥mitos, dolor abdominal, retenci√≥n de agua, edema pulmonar, convulsiones, coma e incluso la muerte

La investigación muestra que la aflatoxina ataca más a los órganos digestivos, especialmente al hígado, aumentando el riesgo de cáncer de hígado, heptitis y enfermedades hepáticas.

La exposición prolongada a la aflatoxina es un factor de riesgo importante para el cáncer de hígado llamado carcinoma hepatocelular, que causa cicatrices en el hígado, pérdida de nutrientes, inflamación del tracto digestivo y otros problemas graves que pueden llevar a la muerte.



Como evitar los alimentos con Aflatoxinas y como tener una menor exposición a las Aflatoxinas

Los alimentos y cultivos con mayor probabilidad de estar contaminados con aflatoxinas incluyen:

  • Cacahuetes
  • Ma√≠z
  • Leche y queso (en raras ocasiones, la carne tambi√©n puede contaminarse debido a la propagaci√≥n de aflatoxinas en la alimentaci√≥n del ganado).
  • Nueces (especialmente almendras, nueces de Brasil, nueces de nogal, pistachos y nueces)
  • Granos, incluida la quinoa
  • Semillas de soja
  • Higos
  • Especias
  • Aunque no se consume con frecuencia, la semilla del algod√≥n tambi√©n es un cultivo importante que tiende a producir aflatoxinas

Los expertos creen que la mayor amenaza de las aflatoxinas para la salud humana a nivel mundial es la contaminación del maíz, ya que se trata de un cultivo tan consumido y básico en muchas partes del mundo que la gente depende de él.

El ma√≠z tiende a cultivarse en climas h√ļmedos que probablemente tengan suelos contaminados. La propagaci√≥n de la aflatoxina en el ma√≠z puede ser dif√≠cil de controlar debido a la enorme cantidad en que se cultiva, cu√°nto tiempo se almacena y con qu√© frecuencia se procesa para formar otros alimentos que se env√≠an a todo el mundo. Debido a que algunas poblaciones que comen mucho ma√≠z podr√≠an ya tener inmunidad da√Īada, la aflatoxina en el ma√≠z es una gran preocupaci√≥n en la formaci√≥n de enfermedades hep√°tica.

La aflatoxina en el cacahuete es otra de las principales preocupaciones por las mismas razones. Los cacahuetes se consumen en grandes cantidades en países de Asia y también en los Estados Unidos, además se utilizan en muchos otros tipos de alimentos procesados (mantequilla de cacahuete, cereales, bocadillos empaquetados como galletas, helados, etc.).

¬ŅCocinar cacahuetes y ma√≠z ayuda a reducir las aflatoxinas?

Los mohos de aflatoxina no se eliminan por completo, incluso cuando el maíz, los granos, los cacahuetes u otros alimentos son procesados o tostados, por lo que pueden aparecer en alimentos como la mantequilla de cacahuete y muchos productos procesados.

Los procedimientos agr√≠colas utilizados en el procesamiento de ma√≠z, legumbres, soja y cacahuete pueden ayudar a reducir la contaminaci√≥n, pero el riesgo a√ļn no puede ser totalmente eliminado.

Una buena noticia es que los procesos tradicionales utilizados para hacer tortillas de maíz, que emplean condiciones alcalinas o pasos oxidantes, pueden ayudar a matar la aflatoxina, ya que el moho tiene dificultades para hacer frente a estos ingredientes.

Razones para remojar y germinar los granos, nueces y legumbres

Algunos estudios han encontrado que el remojo y la fermentación de granos y nueces puede reducir significativamente la presencia de aflatoxinas.

El Departamento de Ciencia de los Alimentos y Biotecnología de la Universidad de Dongguk, en Corea, realizó experimentos para probar los efectos de remojar/germinar/fermentar la soja en el nivel de aflatoxina B1 que pudo sobrevivir. Descubrieron que estos procesos reducían significativamente los niveles de aflatoxinas, al igual que el calentamiento de la soja a altas temperaturas.




Los procesos de calentamiento realizados a temperaturas entre 100 y 150¬įC durante 90 minutos disminuyeron significativamente el nivel de AFB1 en un 41,9 y 81,2 por ciento respectivamente. Sin embargo, esto no es exactamente una gran soluci√≥n porque el calor tiene la capacidad de alterar otros nutrientes que se encuentran en las legumbres, destruir vitaminas y volverlas “rancias”.

Un estudio de 2015 publicado en el International Journal of Food Microbiology encontró un fuerte apoyo para remojar, germinar y fermentar granos, nueces y leguminosas debido a cómo el ácido láctico y otros tipos de bacterias beneficiosas terminan minimizando los efectos de las aflatoxinas.

El √°cido l√°ctico producido durante la fermentaci√≥n reduce el crecimiento de moho y la producci√≥n de aflatoxinas debido a la competencia por los nutrientes entre las c√©lulas bacterianas y el moho/hongos. El √°cido l√°ctico parece unirse en √ļltima instancia a las aflatoxinas en los granos, las legumbres y los frutos secos, interrumpe su suministro de energ√≠a y tambi√©n aumenta la disponibilidad de otras prote√≠nas, vitaminas y enzimas beneficiosas.

Consejos y suplementos que pueden ayudar a reducir las aflatoxinas

¬ŅQu√© m√°s puede hacer para evitar los s√≠ntomas de las aflatoxinas? Aqu√≠ hay varios consejos para comprar y manipular alimentos, adem√°s de suplementos que pueden aumentar los efectos de la desintoxicaci√≥n:

  • No guardar granos y nueces (ma√≠z, cacahuetes, almendras, por ejemplo) por largos per√≠odos de tiempo. Tratar de consumirlos idealmente dentro de 1-2 meses
  • Comprar los ingredientes lo m√°s frescos que se pueda, idealmente los que crecen localmente y no se env√≠an al extranjero. Los peque√Īos vendedores de buena reputaci√≥n que cultivan productos org√°nicos son los m√°s propensos a cosecharlos en el momento adecuado y a mantenerlos almacenados adecuadamente.
  • Almacenar los granos, el ma√≠z y las nueces en lugares secos y frescos para evitar el crecimiento de moho. Incluso se pueden congelar para prolongar la frescura.
  • Remojar, germinar y fermentar granos, frijoles, legumbres, nueces y semillas antes de comerlos. Este es un paso f√°cil que se puede hacer en casa y que no lleva mucho tiempo, aumenta la disponibilidad de nutrientes y ayuda a reducir la presencia de “antinutrientes” y moho.
  • Tambi√©n hay alguna evidencia de que comer vegetales desintoxicantes como zanahorias y apio reduce los efectos cancer√≠genos de las aflatoxinas y ayuda a limpiar el h√≠gado.

Consumir los suplementos de la lista de abajo pueden aumentar los efectos de desintoxicación, limpiar el hígado y mejorar la digestión:

  • Los estudios demuestran que la clorofilina y los suplementos de clorofila ayudan a reducir la biodisponibilidad de las aflatoxinas.
  • El cardo mariano, la ra√≠z de malvavisco y la ra√≠z de diente de le√≥n ayudan a limpiar el h√≠gado y pueden reducir los s√≠ntomas digestivos.
  • El carb√≥n activado puede ayudar a adherirse al moho de la aflatoxina y sacarlo del cuerpo m√°s f√°cilmente.

 

Si queréis ofertar vuestros servicios o necesitáis encontrar un laboratorio para análisis de aflatoxinas, poned vuestro anuncio en ClassiLab.